Ivailo Petrov: pintor búlgaro (1965)

27 de septiembre de 2016

RÍO ABAJO


El huracán deshace el abrazo durante el  furioso tránsito  por la

llanura fragmentada.Caen los brazos, las espigas y los párpados

eclipsados por  la  noche  incrédula.El  remolino de la  cabellera

sedosa se desintegra  en el espacio al  ritmo veloz del  columpio

de  la  infancia lejana. Se convierte el cuerpo en cenizas, navega

en un cofre río abajo.

Permanece el lenguaje tatuado,escrito...





-obra de  Mirna Alonso: docente y pintora argentina contemporánea.

8 comentarios:

  1. Me gustan : tus noches incrédulas y los remolinos de esa cabellera sedosa
    Lo de Mirna¡ También genial!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy generoso...ANDRÉS.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. ...me he sentido en mi columpio de niña navegando por un impetuoso río de montaña.

    Transportas. Elevas...

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una extraordinaria sensación!...

      Gracias.
      Cariños

      Eliminar
  3. En el camino abrupto también encontramos ese columpio meciendo nuestra infancia.
    Prosa para filosofar, metáforas redondas. Bello el todo!!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. SÍ ...LA INFANCIA... ese teritorio inexcusable.

    UN fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Huracán que asumo en una metáfora, por los hombres embozados, asesinando la vida, apartándola del beso, del abrazo, del amor, y lanzándola a los ríos madre, como una advertencia. Los huracanes, además de los físicos, como el Matthew, que asólo las costas de la península Guajira en mi país, o los interiores que van río bajo, también pueden ser humanos, para generar una violencia que acalle y amordace. Cuánto permiten fabular tus versos, Elsa. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  6. Mucho agradezco tu comentario, Carlos.

    Cariños, en horas difíciles para tu amado país.

    ResponderEliminar

-llegas a un Blog Interactivo.

-Me alimento con tu comentario...
Gracias.